Manualidades para que los niños y las niñas aprendan a manejar sus emociones

Manualidades para que los niños aprendan a manejar sus emociones

No es un secreto que sean efectivas las manualidades para las emociones. A través de las primeras, tus hijos e hijas pueden conocerse mejor y comunicarse de manera más eficiente con su familia y seres queridos. Al mismo tiempo, saber comprenderse hará que se sepan superar y puedan madurar hasta convertirse en adultos con valores adecuados.

¿Qué son las emociones?

Las emociones son expresiones de nuestros sentimientos que, en muchas ocasiones, hasta a las personas adultas nos cuesta entender, así que imagínate lo difícil que puede resultar para alguien menor expresarlas. A veces, esta carencia de saber entender los sentimientos puede obstaculizar las relaciones sociales y la comunicación familiar. No obstante, las personas adultas debemos fomentar la comunicación de los pequeños y las pequeñas de la casa e intentar intuir cuando se sienten mal o presentan algún tipo        de incertidumbre.

Entre las emociones podemos encontrar la felicidad, la alegría, el optimismo, etc. Estas son positivas, pero no por ello debemos dejarlas de mencionar y de hacer que las comprendan las y los menores. Por otro lado, tenemos la ira, el miedo, la tristeza o el rencor, entre otros ejemplos. Si las pequeñas y los pequeños aprender a canalizar estas últimas, les ayudará a expresar cómo se sienten, cómo enfrentar un problema y, en consecuencia, cómo pueden mejorar su estado de ánimo.

Para facilitar a tus hijos e hijas la comprensión de estos sentimientos, debes incentivarles a realizar manualidades sobre las emociones, con el fin de que se conozcan mejor.

¿Por qué son buenas las manualidades para las emociones?

Las manualidades para expresar emociones pueden ser muy diversas. A través de ellas, las y los estudiantes se divierten y pueden verse representados en las descripciones emocionales que encuentran en cada actividad. De esta forma, comienzan a reconocer cada uno de los sentimientos que surgen.

Por ello, las manualidades son indispensables para que las pequeñas y los pequeños se acerquen a la comprensión interna de sí mismos. Solo así, podrán gestionar cada emoción, expresar lo que sienten y, si fuese necesario, solicitar ayuda cuando perciban que no pueden controlar ciertos sentimientos que le puedan dañar.

Lo primero que debemos hacer antes de enfrentar un problema es saber reconocerlo. Por eso, las manualidades consiguen que niñas y niños aprendan a saber lo que sienten, con el fin de que puedan identificar las posibles soluciones ante supuestos conflictos internos. Es importante que logren hablar de sus sentimientos y, de esta forma, aprender a comprender los sentimientos de quienes están a su alrededor. Sin duda, será un adelanto para que se relacionen socialmente con los valores de tolerancia y humildad.

¿Podemos enseñar a regular su emocionalidad?

Por supuesto que sí. Para eso están las manualidades de emociones, en las que pueden practicar la regulación de su respiración y que les permitirá calmarse ante una situación de estrés y, así, intentar dominarla. Con una simple manualidad, en donde se solicite a la alumna o al alumno que represente lo que está sintiendo ese día, podemos hacer que se comience a autoanalizar y, por tanto, a regular sus sentimientos.

Hemos oído muchas veces que, desde otra perspectiva, podemos vernos o analizarnos mejor. Esto también sirve con infantes y adolescentes. De esta forma, al conseguir que contemplen la expresión de sus emociones, que ellas mismas y ellos mismos hayan grabado en un papel, hará que las comprendan mejor y, por tanto, puedan regularlas.

Es verdad que ciertas emociones son más complejas a la hora de controlarlas. Esto es algo que nos puede suceder a las personas adultas en un momento determinado, como en una situación de miedo o ante una noticia inesperada.

Las manualidades son un vehículo con el que podremos guiar a niñas y a niños en la regulación emocional. Sin embargo, nuestro papel, especialmente en el seno familiar, es imprescindible para lograr este objetivo. Las madres y los padres son un ejemplo a seguir; por eso, el manejo de tus emociones servirá a tus hijos e hijas para regularse.

Como ya te adelantamos, la comunicación, sin que sientan ellas y ellos que puedan ser castigadas y castigados, a pesar de tener una conducta o pensamiento poco apropiados, así como dejar que se equivoquen, son puntos clave en la regulación de sus emociones.

Tipos de manualidades para trabajar las emociones

Cada manualidad para trabajar las emociones es efectiva. Por eso, te presentamos algunas que, además, nos facilitarán a las personas adultas comprender mejor a nuestras y nuestros menores.

Podemos comenzar con los pétalos de una flor, en donde compararemos un color con una emoción distinta. Será interesante hacer que alumnas y alumnos participen activamente en la adjudicación de cada tonalidad, para saber cómo la comparan con un determinado sentimiento.

Los emoticonos que encontramos en las aplicaciones móviles nos pueden ser muy útiles para representar las emociones. Para hacer esta manualidad recurriremos a cartulinas de colores, en donde las y los estudiantes pueden pintar las caras y, en el reverso, escribir el tipo de emoción que crean que representa. Siempre podemos subir el nivel de dificultad al elegir emoticonos no tan claros de definir, pero esto será aconsejable realizarlo una vez que han identificado las emociones más básicas.

Con la creación de un molinillo de viento, que se puede llevar a cabo con ayuda de un palo de manera y una cartulina, será posible conseguir que perciban su respiración, con el fin de que aprendan a modularla. A través de sencillos ejercicios serán capaces de controlar sus momentos de estrés, entre otras emociones.

Colorear mandalas es una práctica que, en muchos casos, llega a ser relajante. El personal docente tiene la opción de dar libertad a sus estudiantes para que apliquen el color que deseen, en función de su estado de ánimo. Durante esta manualidad, en la que alumnas y alumnos se sentirán tranquilas y tranquilos, será el momento perfecto para explicar esta emoción y la forma de llegar a ella en los momentos de mayor intranquilidad.

En conclusión, hay múltiples manualidades para las emociones que ayudan a las niñas y a los niños a comprenderse mejor y a manejar sus sentimientos. Conocerse es fundamental para entablar buenas relaciones sociales y comunicarse adecuadamente con los demás, especialmente con la familia, en donde deben encontrar el apoyo necesario y el ejemplo emocional.

Comments are closed.
Contacta con nosotros
  • Avda. San Diego, 26. 38208 San Cristóbal de La Laguna - Tenerife
  • (+34) 922 259 636 / (+34) 922 315 667
  • colegio@buenconsejolalaguna.com