Un día en el huerto escolar

huerto escolar

Disponer de un huerto escolar ayuda al alumnado a tomar conciencia del medioambiente. Al mismo tiempo, le permite compartir diferentes prácticas con sus compañeras y compañeros, estrechando lazos y logrando competencias en comunicación y diferentes destrezas psicomotoras.

¿Qué es un huerto escolar?

Un huerto escolar es una superficie de cultivo en donde podemos cultivar y recolectar todo tipo de plantas, verduras y hortalizas. En él vamos a emplear fertilizantes libres de químicos, siempre respetables con el medioambiente.

 

El objetivo último es lograr un producto completamente natural, al mismo tiempo que nos ayuda a aprender ciertos valores y da lugar a una situación entretenida. Todo esto es lo que transmitimos a tus hijas e hijos y nos hace tener un motivo para montar un huerto en el colegio. Pero existen muchos más motivos que, a continuación, te contamos.

Motivos para montar un huerto en el colegio

Es muy importante disponer de un proyecto de educación ambiental que nos permita difundir a alumnas y alumnos la necesidad de proteger la naturaleza y ser respetuosos con el medio que les rodea.

A través de este proyecto, que debe concienciar, se llevan a cabo el desarrollo de una serie de competencias que permitirán al estudiantado alcanzar una madurez y aprendizaje indispensables para su vida.

Aprender con la experiencia directa

Formar parte de la construcción de un huerto escolar infantil implica una experiencia muy saludable. Mediante ella pueden aprender una actividad muy productiva, en donde tienen la opción de hallar un entretenimiento que, a la vez, les hará concienciarse con el medioambiente.

El hecho de aprender a cultivar y a recolectar les permite añadir un conocimiento más a lo largo de sus vidas. Sin duda, tus hijas e hijos dispondrán de nuevos conceptos que pueden utilizar en diferentes contextos a través de los años.

Un día en el huerto escolar ecológico

Un huerto escolar puede enseñar a tus hijos: competencias, tolerancia y respeto a su compañeros y a la naturaleza.

Fomentar el trabajo en equipo

Uno de los grandes valores que perseguimos con actividades de este tipo es fomentar el trabajo en equipo. Aprender a convivir y a tomar decisiones grupales ayuda a fortalecer las relaciones personales entre los estudiantes.

Esta convivencia les permite aprender a ser tolerantes y comunicativos, además de practicar la expresión oral con sus compañeras y compañeros. En su futuro se verán en circunstancias similares, por lo que verán más sencilla la colaboración.

Aprender a respetar la naturaleza

No hay mejor lección de respeto hacia la naturaleza que el conocimiento acerca de esta. Ver cómo se crean las plantas y saber acerca del cultivo y la recolección aproxima al alumnado a la adquisición de una conciencia medioambiental.

La forma de vida vegetal es un perfecto ejemplo para que alumnas y alumnos adquieran un modo de vida respetuoso y aprendan a disfrutar de esas pequeñas cosas que encontramos en un ambiente natural.

Otro aspecto importante es la sostenibilidad, que les permite entender que una verdura o fruta que se haya podrido no es desechable, sino que puede servir como abono a nuevos cultivos. Esta es una forma de ver el respeto al medioambiente, haciendo que, de alguna forma, sepan reciclar y actúen conscientemente pensando en el medio que les rodea.

Promover la alimentación saludable

Por medio del cultivo de frutas y verduras tus hijas o hijos aprenderán a conocer las propiedades de los distintos alimentos. Le podremos hablar de las vitaminas de cada uno de ellos, así como la mejor manera de ser ingeridos.

En este sentido, será sencillo promover una dieta sana, basada en la presencia imprescindible de vegetales y fruta. Al mismo tiempo, que reconozcan una amplia variedad de hortalizas, incluso frutos exóticos, puede motivarlos a querer probarlos para, así, aumentar sus posibilidades de llevar una alimentación saludable y variada.

Otro aspecto que podemos inculcarles es la elaboración de ciertos platos, que les ayude a ganar en autonomía, siendo esta una competencia educativa necesaria para su desarrollo psicomotriz.

Aprender a ser responsables

Cuando creamos un huerto escolar para Infantil y Primaria tenemos el objetivo de que pequeñas y pequeños cumplan con un papel de responsabilidad, que vayan adquiriendo como un aprendizaje esencial para su madurez.

Desde el trabajo en equipo y la asignación de cada integrante para la realización de una actividad, estamos incentivando la responsabilidad. La alumna o el alumno, al darse cuenta de que forma parte de un grupo y que, gracias a su trabajo, el resto de compañeras y compañeros, junto a ella o a él, lograrán un objetivo en común, se sentirá con la responsabilidad de realizar su tarea de manera efectiva.

Ante un buen trabajo, el o la menor se verá recompensado con la aprobación de compañeras y compañeros, siendo esto suficiente para alentarle a mejorar en cada faceta de su vida, a través de los años.

Cuando logramos que el alumno o la alumna se convierta en responsable, este o esta empieza a ver mejoras en muchos aspectos, como en sus calificaciones, acercándose más al éxito personal en aquello que se proponga.

Huerto escolar en el Colegio Buen Consejo

La educación ambiental en los colegios es algo imprescindible que, con el tiempo, ha ganado mucho valor, especialmente por su significado para la educación de niñas y niños y el respeto que se merece la naturaleza.

El huerto de nuestro colegio pretende acercar al alumnado, que suele vivir en un entorno urbano, a un entorno natural, haciéndole comprender la necesidad de preservarlo a través de la responsabilidad medioambiental.

Los conocimientos que adquieren las y los estudiantes les permiten ganar en habilidades y técnicas muy útiles a nivel personal. Todo lo que ponemos en práctica son valores indispensables, para que las y los jóvenes sean más tolerantes y solidarios, no solo con su medio, sino con el resto de compañeras y compañeros, a los que deberán ayudar para que el huerto siga dando sus frutos.

Tus hijas o hijos adquirirán nuevas actitudes y aptitudes, así como la capacidad para resolver problemas. Tampoco pueden faltar las habilidades motrices, especialmente en quienes tienen menos años, que les permitirá realizar movimientos más hábiles y efectivos.

Desde su inicio, el huerto escolar ha sido una excelente idea para la educación de tus hijas o hijos, ya que le permite socializar con el resto de compañeras y compañeros, además de hacerles más responsables y tolerantes. Al manipular los alimentos que da la tierra, aprenden a conocer nuevas dietas, siempre saludables, así como el respeto a la naturaleza.

Comments are closed.
Contacta con nosotros
  • Avda. San Diego, 26. 38208 San Cristóbal de La Laguna - Tenerife
  • (+34) 922 259 636 / (+34) 922 315 667
  • colegio@buenconsejolalaguna.com