21 de junio de 2024
Yolanda Acosta

Eternamente, Yolanda

Puedes llorar porque me he ido,

o puedes sonreír

porque he vivido;

puedes cerrar lo ojos

y rezar para que vuelva,

o puedes abrirlos y ver todo

lo que he dejado.

Tu corazón puede

estar vacío

porque no me puedes ver

o puede estar lleno

del amor que compartimos.

Puedes llorar,

cerrar tu mente,

sentir el vacío y dar la espalda,

o puedes hacer lo que

a mí me gustaría;

sonreír, abrir los ojos,

amar y seguir.

“Algo sucede en el alma cuando un amigo se va…”

Tendremos que rellenar ese huequito con todo lo bueno de ti y dar gracias por todo.

Creativa, detallista… ¡árbol de corazoncitos!

Cuarenta años, maestra y siempre con las ganas intactas.

Generosa, cariñosa, responsable y tenaz.

En las asambleas y en los cuentos te gustaba educar.

Allá por el 83 comenzó Yolanda su labor docente: Gimnasia, Infantil, Primaria, Infantil…

¡Cuántos alumnos!

¡Gracias por todo!

La palabra amable, la ternura en la mirada daban confianza a niños y niñas que a leer comenzaban.

Tu clase colorida y alborotada… En ella la vida rebosaba.

El valor al trabajo, aplausos y abrazos.

Toca ir al recreo; un poco de descanso.

¡Siempre aquí!

¡Gracias por tanto, Yolanda!

¡Te queremos!

Tus compañeras de Infantil

Eternamente en nuestros corazones